Lospobresdelatierra.org - Inicio

 

Las Migajas del Tirano

Oscar Aguilar Bulgarelli

Semanario Universidad

enero del 2007

Lo que está pasando en Costa Rica, ha nadie le debe extrañar. Fuimos perfectamente advertidos, pero una minoría apenas superior al 40% del electorado que fue a las urnas en febrero del 2006, no quiso creerlo o pusieron oídos sordos a las advertencias.
 
El actual Presidente de Costa Rica, Oscar Arias Sánchez, siendo candidato del PLN, declaró sin tapujos en el periódico La Prensa Libre del 3 de setiembre del 2005, que "La ingobernabilidad se ha adueñado de la administració n Pacheco de la Espriella  y por eso, las reformas importantes como el Plan Fiscal y el TLC no avanzan. Bajo esa premisa, creo que es mejor evitar el caos y la  anarquía y PROMOVER LA TIRANIA EN DEMOCRACIA…"
 
No escucharon, ignoraron aquellas palabras, y hoy vivimos esa tiranía, sustentada en varios hechos y estrategias: la gran prensa nacional, coparticipe de la tiranía, por medio de su dictadura mediática oculta y apoya  las imposiciones  del gobernante de turno, que fue impuesto por sus dueños; también es la creadora de una imagen mediática del tiranuelo, al que no se cansan de alabar, publicando obras y logros que no son solo  de su gobierno, aunque eso sea vestirse con ropa ajena; o bien, exponiendo sin "bondadosa" actitud de tirar migajas de su sueldo Presidencial que, como él dijo, no lo hace ni más pobre ni más rico; es decir, regalar con tremendo aforo mediático lo que le sobra, pero eso no es caridad, es un insulto; cabe entonces recordar aquella sentencia: lo que haga tu mano derecha…que no lo sepa la izquierda…
 
Se lanza contra la tiranía de Fidel Castro en Cuba, cuya mala fama es bien merecida; pero se regodea con la herencia neoliberal de la dictadura pinochetista  de Chile, que por ser de derechas, si se la traga.  Entonces, vamos conociendo los gustos de don Oscar.
 
Pero cada quien corre por su migaja, así algunos diputados van a Zapote a recoger las suyas convertidas en proyectitos de ley, a cambio de su docilidad legislativa para  avalar actos antidemocráticos, despóticos y dictatoriales, ordenados en la Presidencia de la República y ejecutados por un napoleoncito en la Asamblea Legislativa; lo que a su vez es festejado en Llorente, por medio de la  empresa periodística que tiene la sartén por el mango y editorializa, con vela o sin ella, a favor de los actos que hacen sus aliados y empleados  gubernamentales.
 
Pero además, han logrado a través de la manipulación mediática, que los costarricenses crean que "diálogo" es estar de acuerdo con la imposición tiránica, y que disentir de ella es ser, casi, aliado del diablo, comunista y anticostarricense.
 
Tiránicamente se puede afirmar que "es más fácil cambiar los 10 mandamientos que el TLC" y a eso llaman diálogo, lo que es igual a dar por cerrada la discusión en la Comisión de Asuntos  Internacionales, sin dar la palabra a representantes populares anti TLC, tan legítimos, como los que se postran  ante el TL¢.
 
Se  ha llegado a tal extremo, que hasta nombraron como  embajador  ante un organismo internacional, a un músico que recogiendo sus "limosnas al piano" y, cantara una opera trágica porque no lo dejaban escuchar las loas al TLC.,  sordo debe ser.
 
No,  esta no es la línea costarricense; se equivoca quien quiere jugar de "tiranuelo" y los que lo acuerpan, aupan, bendicen (¡que los hay y de alta jerarquía!, porque a los sacerdotes de parroquia los acusan por decir la verdad, como es el caso del padre Ronald Vargas de la Cruz, (Guanacaste) y le cantan loas.  Diálogo es verdadero interés en conciliar; pero a eso siempre los tiranos de verdad, le han tenido miedo y no lo permiten, pero más los  "tiranuelos" que, generalmente, son más limitados, por  eso no hay que tenerles miedo.